¿Cómo sobrevivir a los tacones el día de tu graduación?

Sin duda la fiesta de graduación es un suceso inigualable para la mayoría de las chicas; razón por la cual, lo único que ellas quieren es lucir hermosas en todo momento, y saben bien que la única manera de lograrlo es eligiendo el outfit adecuado. Y para lograr el outfit adecuado los tacones altos resultan la pareja natural de ese vestido tan especial que seguramente ya tienen preparado y listo para la fiesta de graduación. Sin embargo si eres de las niñas que se identifican más con la onda sport, la onda gipsy o la onda geek lo más probable es que no tengas idea de cómo sobrevivir a un par de tacones; sobre todo considerando que no vas a parar de bailar en toda loa noche. Por este motivo nos dimos a la tarea de entrevistar a 50, 000 mujeres, está bien; exageramos un poco, solo entrevistamos a 49,000; bueno, está bien. Entrevistamos solo a algunas amigas pero de cualquier forma  a continuación compartimos contigo los secretos más comunes entre las mujeres para usar esos tacones tan hermosos y tan altos durante horas.

La práctica hace a la princesa

Si ya tienes en la mira ese par de tacones que sabes que van a lucir de 10 con tu vestido, lo mejor es que los compres desde un par de semanas antes para comenzar a practicar con ellos. Recuerda que el cuerpo de las personas está diseñado para andar sobre las plantas de los pies y unos tacones altos desafían esa regla; así que si quieres que tus piernas se acostumbren a andar en tacones mejor empieza a practicar.

Sandalias al rescate

Pero si al llegar a la fiesta  tus tacones y tú se dan cuenta de que el DJ no deja de tocar todas las canciones que tanto te fascinan y por lo mismo no puedes dejar de bailar, seguramente antes de que termine la noche tus pies van a estar suplicándote clemencia; aunque hayas practicado mucho. En estos casos lo mejor es estar preparada con el Plan B: no olvides llevar un par de sandalias o zapatos planos en el coche para utilizarlos en caso de una contingencia de estas dimensiones. No te preocupes de arruinar tu outfit, verás que cuando entre la noche no serás la única que termine con sandalias.

Lo tradicional siempre ayuda

Ahora que si no tuviste tiempo de practicar y después de la fiesta sientes los pies como si hubieras corrido un maratón en medio del desierto, relájate, recuerda que siempre puedes recurrir a los remedios caseros para aliviarte; basta con que remojes los pies en agua tibia con sal marina durante una hora y verás que al siguiente día vas a estar buscando que ponerte para volver a lucir esos zapatos de la graduación que ahora tanto amas.

Así que ya lo sabes, para lucir hermosa el día de tu graduación atrévete a usar esos tacones altos que tanto te gustaron; tal vez al final de la fiesta tus pies estén fuera de combate pero la belleza lo vale ¿o no?

Ahora que si aún estás en el proceso de organizar tu graduación, haz click aquí para encontrar todo para una graduación sencillamente inolvidable.

Author:

Share This Post On