Consejos laborales para graduados: mentoring

La graduación tiene diversos sentidos: es una fiesta, una meta, una efeméride, un acto digno de memoria y recuerdos, pero también es el principio de un arduo camino. El graduado pasa de la dura competitividad académica a la más dura competencia laboral. Aunque la fiesta de graduación es un momento de distensión y alegría, hay que mirar al futuro y tener los ojos bien puestos en las características del mercado laboral.

mentoring

Lo cierto es que apenas termine la fiesta de graduación y se regrese del viaje de graduación, el graduado va a tener una sola cosa en mente: conseguir un trabajo.

Aunque en ese momento el trabajo que se puede obtener es nebuloso, indefinido: aunque padres y estudiantes no tengan otra cosa en mente desde que se llega a la Universidad, lo cierto es que ninguno de ellos tiene la verdadera noción de lo que significa conseguir un empleo.

Y es que aunque se tiene la ambición y la formación adecuada, la búsqueda de empleo del graduado es nada sin una adecuada asesoría.

La mejor asesoría laboral que un graduado puede recibir es la que en inglés se conoce como “mentoring”: tener un mentor que provenga de la empresa o especialidad al que el graduado esea suma sus esfuerzos.

Este mentor garantiza que el graduado se convertirá en un empleado productivo, que no será un costo para la empresa, sino una inversión.

De manera que el consejo más valioso que se puede dar a un graduado es que se consiga un mentor. Por encima del servicio social y de las prácticas profesionales (que suelen convertir al graduado en el mero sucedáneo de una secretaria, que saca copias y trae el café en lugar desarrollar su potencial), un mentor ofrece diversas ventajas para el graduado:

Working Together

1. Es alguien de adentro, que conoce el funcionamiento de una empresa y del ramo.

2. Tiene contactos relevantes que pueden ayuda a graduado en su búsqueda de trabajo.

3. Posee experiencia, y será el más idóneo de los pasos de la teoría académica a la práctica cotidiana.

4. Es un esfuerzo conjunto: tanto el mentor como el graduado invierten esfuerzo y tiempo en formar a un nuevo empleado, forjado según los márgenes de excelencia definidos por la empresa misma.

5. Buscar y aceptar un mentor es un ejemplo de lealtad hacia la empresa en la que se desea trabajar, que será gratamente evauado cuando se trate de tomar una decisión sobre el futuro del graduado.

¿Cómo se obtiene un mentor?

Aunque el mentoring es una figura tradicional en los Estados Unidos, se trata de un recurso de formación profesional que no se ha considerado en Hispanoamérica, y que por ende debe desarrollarse como un acuerdo personal entre la empresa y el graduado.

Con lo que el graduado debe hacer es ofrecerse a tomar el mentoring que la empresa en la que desee trabajar le designe, entendiendo que no es una figura que las empresas locales conozcan.

Al pedir a una empresa que nos tome como sujetos piloto de una experiencia de mentoring, además de mostrar iniciativa, nos ponemos a la cabeza de la innovación, que sin duda es otro punto a nuestro favor,

Author:

Share This Post On