Instrucciones para pronunciar un buen discurso de graduación

Tu paso por la Universidad ha sido brillante; obtuviste las mejores notas, fuiste quién más se esforzó durante toda la carrera, todos los profesores hablan muy bien de ti y tú te sientes con todo el potencial para convertirte pronto en el gran líder; en el jefe, en el master; en el tipo que ocupe la silla más grande. Todas estas razones han sido motivo suficiente para nombrarte el encargado de pronunciar el discurso de graduación, sin embargo, eres de los que sienten que el oxígeno escasea y que sienten que sus rodillas se transforman en una gelatina tambaleante cada vez que estás al frente de un grupo para pronunciar un discurso. Tranquilo, pensando en ti, nos dimos a la tarea de investigar, procesar y redactar algunos consejos útiles para pronunciar un buen discurso y a continuación los traemos para ti.

Administra tu tiempo

Si ya te notificaron que tú serás el encargado del discurso de agradecimiento en tu graduación evita entrar en pánico y desgarrarte la epidermis, mejor comienza desde ahora a preparar tu discurso; no desesperes si los primeros borradores no resultan lo que tu esperas, el buen discurso es como una buena comida, requiere de tiempo, paciencia y práctica para poder hacerlo tan bien que todos terminen pidiendo más.

Estudia

Si, sabemos que la graduación ocurre regularmente después de un periodo de exámenes, trabajos finales, etc. Pero por algo te eligieron, tú eres el experto, una vez que redactaste ese discurso que va a cambiar el orden mundial estúdialo mucho pero no lo memorices; estudia el énfasis y la pronunciación correcta de cada idea, de cada frase, estudia cada punto, cada coma, estúdialo tantas veces como sea necesario hasta que te quedes convencido de que cada palabra va a hacer vibrar hasta al más insensible de los presentes el día de tu graduación.

Respira

Nada peor que un conferencista que habla hasta perder el aliento; al final no se escucha lo que dice y además genera una sensación de angustia en su auditorio. Aprende a respirar correctamente, recuerda que los signos de puntuación son tus aliados para recuperar el aliento y para que no parezca que estás hablando mientras entrenas kick boxing o algo parecido.

No a los políticos

Todo el tiempo estamos expuestos a los dislates de políticos de todos los partidos y de todas las corrientes; nos han acostumbrado tanto a eso que tratan de convencernos de que esa es la forma correcta de pronunciar un discurso; pero no te confundas, el buen orador no trata de educar ni trata a su auditorio como niños incapaces de pensar. El buen orador es aquel que le hace sentir a sus escuchas que está a su lado conversando con ellos como su mejor amigo. Así que modula tu voz y resiste la tentación de imitar a tu político favorito.

Conquistalos

Seguramente has leído que hay quien recomienda que al pronunciar un discurso te enfoques en un punto al final del auditorio y cosas por el estilo, lo cual es incorrecto, la mejor forma de atraer la atención de tu auditorio es intercambiando miradas con ellos, abre tus manos hacia ellos, invítalos a escucharte, sedúcelos como si estuvieras seduciendo al amor de tu vida; de hecho, estamos casi seguros que entre el auditorio se encuentra el amor de tu vida, ¿verdad?

Cómo ves pronunciar un discurso es menos aterrador de lo que imaginabas, solo necesitas redactar tu discurso a tiempo, estar convencido de lo que estás hablando (lo que incluye jamás disculparte si te equivocas; ignora tus errores, recuerda que solo tú sabes cuál es el contenido del discurso) y sobre todo, si no estás acostumbrado a hacerlo, no improvises ni trates de romper el hielo con algún chiste porque eso terminará en tragedia, mejor limítate a leer lo que escribiste, hazlo bien y con pasión y al final los aplausos te van a dejar sordo por varios días. Solo ten cuidado, los reflectores, las ovaciones y los aplausos son adictivos, de verdad.

Author:

Share This Post On