Las primeras graduaciones (Parte II)

En el artículo anterior, comenzamos a analizar las costumbres habituales en las primeras graduaciones. En particular, nos concentramos en lo relacionado con el discurso. Sin embargo, las costumbres de graduación abarcan mucho más. Y su evolución podría abarcar muchas páginas, toda vez que ya cuentan con más de cinco siglos de historia. A continuación continuaremos con nuestro análisis de las costumbres en las ceremonias de graduación de los primeros tiempos y sus transformaciones durante las centurias siguientes.

Una de las costumbres más usuales de las ceremonias de graduación es la entrega de diploma. ¿Se entregaban diplomas durante las primeras graduaciones ocurridas en el siglo XV, cuando se dio comienzo a la costumbre de agasajar en un acto especial a aquellos que finalizaban exitosamente sus estudios? Al parecer no. Esta costumbre no fue común en las primeras ceremonias de graduación. Más bien, se comenzó a utilizar siglos después de las primeras graduaciones; y también bastante lejos de Inglaterra, donde se dio comienzo a la tradición.

Parece que para el siglo XIX se comenzaron a hacer populares en los Estados Unidos las ceremonias para celebrar la graduación de los alumnos. En ese país, tuvieron lugar algunos cambios que pronto se introdujeron al protocolo oficial de este tipo de actos. Uno de estos detalles es el diploma. La entrega de diploma se seleccionó como un símbolo adecuado de la finalización de los estudios y del comienzo de la nueva vida profesional del estudiante. Como tantos otros aspectos de las graduaciones actuales, la costumbre de entregar el diploma está cargada de simbolismos. Es por eso, que en el día de la fecha se ha convertido en uno de los momentos centrales de la ceremonia.

 

Author:

Share This Post On