¿Cómo escribir el mejor discurso de graduación?

¿Te tocó hablar en nombre de tu generación? ¿Quieres decir algo inolvidable… pero sencillamente no sabes cómo? Escribir un discurso, y sobre todo un discurso de graduación no es algo sencillo, pero si se sabe hacer es algo que resulta inolvidable en más de un sentido. La clave está en… escribirlo.

¿Cómo escribir un discurso de graduación inolvidable?

commencement 2010

1. Ten una idea central. Todo gran discurso se centra en ideas más que en palabras. Recuerda que son los conceptos los que mueven al mundo y a la gente. ¿Qué idea es esa? Lo que quieres decir sobre tu generación. ¿Qué es lo que les distinguió de otros estudiantes y de otras generaciones? ¿Su valoración del esfuerzo? ¿Las adversidades a las que tuvieron que enfrentarse? ¿Su alto nivel de rendimiento académico? Sea cual sea, anótala, resúmela, conviértela en la frase central de tu discurso: “Mi generación demuestra que se puede vencer a la adversidad con entereza y esfuerzo”.

2. Desarrolla un relato. Todo discurso que conmueve y resuena se compone de tres partes (como una obra de teatro): planteamiento, desarrollo y conclusión. Y de eso se trata un buen discurso: de contar una historia que conmueva. Ese relato es el de cómo tu generación se convirtió en lo que son al momento de la graduación. Y lo puede dividir de una manera muy sencilla.

Planteamiento: Quienes éramos

Desarrollo: Lo que atravesamos para llegar aquí

Conclusión: Los que seremos a partir de ahora

Ahora lo que tienes que hacer es llenar los huecos… con tu escritura.

3. Elige un público. Las palabras más cercanas al corazón se consiguen cuando nos dirijimos a alguien en particular, a una persona, a alguien que amamos. De manera que al escribir tus discurso y contar la historia de tu generación, cuéntaselo a alguien en particular… aunque no le menciones en el discurso: tus padre, tu pareja, algún amigo… No escribas en abstracto, y las palabras que necesitas vendrán a ti.

4. Sé directo y franco. Escribe con tus palabras de todos los días. Evita ser rimbombante o enredado: frases cortas y palabras sencillas son las que crean las imágenes más memorables. No hay una extensión obligatoria: si sabes llegar al corazón de quien te escucha, tu discurso puede durar una sola página… y será suficiente.

5. Lee y tacha. Cuando escribas tu discurso, hazlo con el corazón. Cuando lo corrijas, que sea con la fría mirada de un espectador distante. Aléjate de tu discurso una vez que los hayas terminado. Deja que descanse… y entonces léelo en voz alta, y saca toda la paja que le quepa.

Author: graduaciondf

Share This Post On