Cómo armar un buen discurso de graduación

acto de graduacion

Ha llegado por fin ese momento tan esperado en que te vas a graduar y si a la vez tienes el honor de representar a tu clase con un discurso, será un evento inolvidable. Eres muy afortunado por ambas cosas, por ello es vital que tengas en cuenta algunas cuestiones para que ese día brilles frente al micrófono. Escribir un buen discurso de graduación puede llevarte un poco de tiempo, pero lo bueno es que harás que todos se sientan esperanzados, felices y honrados por terminar su carrera. Y ni que hablar de tus seres queridos.

Cómo escribir un discurso de graduación propio

Puedes anotar en un papel una lista con todas las experiencias que has vivido durante tus años de Universidad y lo que ellas han significado para ti. También puedes tomar las de tus compañeros. Además de aprender las materias correspondientes, ¿qué otras enseñanzas de vida te llevas? Otras preguntas interesantes que puedes pensar en responder son: ¿cómo he cambiado desde que comencé a estudiar? ¿en qué han cambiado mis compañeros en este tiempo?. ¿Cuál es la lección más destacada que aprendí en mi carrera? ¿Qué momentos o historias con éxito ocurrieron durante mi curso?, ¿Qué profesor ha dejado una marca en ti, no por sus conocimientos académicos sino de vida?, ¿cuáles serán los desafíos que deberán afrontar tu y tus colegas a partir de ahora?

En segundo lugar, puedes comenzar a desarrollar un tema en particular. Sin dudas, un discurso de graduación debe contar con una temática principal, pudiendo elegir entre algo especial o general, aunque siempre deberás guiarte de un tema para unir todo. Sin él, parecerá que “estás perdiendo tiempo” frente a todas esas personas o que no te interesa. Los temas más comunes para los discursos de graduación son:

La adversidad: quiere decir los obstáculos que pueden llegar a aparecer en la vida de los graduados o bien lo que ya hayan superado juntos como compañeros, alguna mala noticia, una enfermedad, etc. Algo para que sepan cómo luchar y salir adelante, sin importar los desafíos que se presenten.

La madurez: puede ser tal vez un tema más adecuado para un discurso de graduación de la secundaria aunque según el enfoque también se aplica a los universitarios. Convertirse en un profesional no es tarea sencilla y requiere de cierta madurez mental que no todos tienen cuando reciben el diploma. Puedes hacer una comparación de cuando comenzaron la carrera y cómo han crecido ahora, por ejemplo.

Las lecciones: no aquellas que nos ofrecieron durante las clases, sino las de vida. La escuela o la Universidad son una especie de mundo pequeño, te ayuda a confiar en los demás, a compartir, a ser honesto, a sacrificarte por llegar al objetivo, a no bajar los brazos, etc. Todo esto es similar a lo que ocurre en la vida diaria.

Utiliza una estructura para tu discurso y no la cambies. Esto quiere decir que cada parte debe estar bien ordenada para que todo tenga sentido. Algunos usan el “método sandwich”. El pan de arriba es la introducción, el relleno son las ideas (párrafos) y el pan de abajo es la conclusión. Para que tu discurso sea maravilloso, es mejor que utilices muchos condimentos e ingredientes, pero no tanto porque puedes arruinar el menú. Los panes son necesarios también, así que no los olvides.

Comienza con algo cautivador como por ejemplo una cita de una personalidad conocida, una historia o hasta un chiste. Capta la atención del público, no por obligación porque están allí, sino porque es interesante lo que estás diciendo. Cierra con una reflexión, algo que invite a pensar, que abra las puertas de la esperanza, que tenga un “to be continued”, por lo que va a ocurrir en el futuro.

Author: graduacionesdf

Share This Post On