De graduado a emprendedor en simples pasos

Una vez que terminas la Universidad tienes varias opciones a tu disposición, como por ejemplo buscar un empleo. Sin embargo, aquellos que realmente quieren tener éxito en la vida en el área que más les gusta, deben hacer el esfuerzo de convertirse en emprendedores. Ten en cuenta las siguientes realidades a las que tendrás que enfrentarte cuando termines tus estudios, es decir, seas un graduado.

La Universidad, el primer paso.

Estudiar una carrera es el peldaño inicial para la vida adulta. Mientras se está atravesando este período muchos también trabajan, sin embargo, pareciera que la vida comienza cuando nos graduamos. Y en parte es verdad. En varias empresas contratan sólo a los graduados, por ejemplo.

Ir a la Universidad sería entonces como el paso de la juventud a la vida adulta. Esta transición no siempre es fácil y debes estar preparado de antemano. Mantén la mente abierta y deja de lado los clichés que te dirán en el acto de graduación. Ten en cuenta que no existe una carrera para graduarte en “adultez”, pero si puedes tener en cuenta algunos consejos de los que ya han pasado por ello.

¿Cuáles son los cambios de graduado a emprendedor?

En primer lugar has de saber que no puedes faltar a tu puesto por más de que esté lloviendo, te duela el estómago o te quedaste hasta tarde mirando televisión. En la Universidad es probable que faltaras a algunas clases o salieras más temprano y no había problema mientras estudiaras y rindieras bien los exámenes. En la vida adulta esto no es así, no puedes faltar por que sí al trabajo y menos si se trata de tu propia empresa (además de ser un mal ejemplo para los empleados te hará perder dinero).

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que los horarios no siempre se pueden programar. Si bien es cierto que una reunión si estará pautada para las 15 o un almuerzo a las 12, pero no tendrás actividades tan rutinarias como ser clase de matemáticas de 9 a 10 todos los lunes. Al ser emprendedor no estarás “atado” a un horario definido. El éxito depende de ti mismo y hasta puede ser que tengas que trabajar el fin de semana o hasta muy tarde en las noches.

Tres: tu tiempo libre no será completamente libre. Tal vez estás acostumbrado a la vida de estudiante cuando tenías vacaciones en verano o cuando terminabas de rendir una materia. En el mundo del emprendedor los descansos pueden ser diferentes o casi inexistentes. Tus amigos que cumplan un horario de 9 a 18 todos los días no entenderán que debas quedarte más tiempo trabajando, así como tampoco tu familia. Sacrificarás tu tiempo libre por la libertad de tener tu propia empresa.

Nunca debes dejar de enfocarte, esto puede que lo traigas innato de tu personalidad o no. En la Universidad tenías que prestar atención a un par de materias y cumplir. Pero cuando te gradúas, serás un emprendedor a tiempo completo, atenderás muchas tareas y tendrás varios roles. Lo importante es que puedas dividir tus días, que priorices las tareas y te enfoques en las metas que quieres cumplir.

Pensar antes de actuar podía ser un excelente consejo en este paso de estudiante a graduado y de graduado a emprendedor. Si bien tus creencias pueden ser las mismas, es preciso que seas cauteloso son tus acciones. En los negocios hay diferentes perspectivas y una decisión mal tomada puede eliminarte del juego.

Con todo esto la idea no es que te asustes y no quieras emprender un negocio propio, pero si que estés atento a algunas cuestiones. El esfuerzo será inicial y realmente valdrá la pena, no lo olvides.

Author: graduacionesdf

Share This Post On