La graduación… ¿fin o principio?

fin o principio

Es cierto que en el momento en que nos graduamos sentimos “un peso menos” encima, pero a la vez, la nostalgia y los buenos recuerdos no hacen pensar si realmente estamos listos para “salir a la vida”. Con la graduación se cierra un capítulo muy importante de nuestra vida, le dices adiós a personas (compañeros, profesores, rectores), que tal vez no volverás a ver. Te despides de la institución, de las aulas y hasta del restaurante donde pasaste horas repasando antes de ingresar a un examen.

Sin dudas hay una mezcla de sensaciones en este proceso de la vida que has de afrontar. Seguramente te ha ocurrido lo mismo cuanto terminaste el colegio o la secundaria. Pero la verdad es que en lugar de ver el lado negativo de la graduación, es preciso saber que “lo mejor está por llegar”.

La nueva etapa que estás a punto de comenzar te abre las puertas de la esperanza, te hace crecer, te ayudará a demostrar que eres capaz y que todo lo que sabes y sientes lo pondrás en práctica. Siempre tendrás nuevas metas, nuevos sueños y nuevos retos, pero justamente en el momento en que te gradúes querrás cumplirlos todos a la vez. Tiempo al tiempo, sube de a un peldaño para que la experiencia sea inolvidable.

Disfrutar del momento

Tal vez pueda ser una frase trillada, pero es totalmente cierta. No pienses en tener que salir a buscar trabajo o qué harás en las horas que antes usabas para estudiar o cursar en la Universidad. Es tiempo de disfrutar de lo que te está ocurriendo, de la despedida de tus compañeros, de la última materia que rindas, de organizar el festejo y la ceremonia de graduación, de pensar qué te pondrás para recibir el diploma, si es que tienes el honor de leer un discurso qué decir, etc.

Tal vez empieces a pensar en todas aquellas cosas cotidianas que pasaban desapercibidas por tu mente y tu corazón como ser los pasteles de la cafetería, el olor del desinfectante de los pasillos, la clase aburrida de ese profesor que no paraba de hablar, la cantidad de libros que tenías para leer, el camino hacia la institución y hasta los compañeros que “no soportabas” o no tenías relación.

Sin dudas debes dejarlos siempre en tu memoria porque formaron parte del proceso de tu carrera, son tan esenciales como el diploma o el título habilitante. Siempre un final implica un comienzo, una nueva oportunidad que se pone ante ti para que la aproveches. Tienes la posibilidad de ser como siempre has querido, cambiar el mundo, ayudar a un necesitado, servir de ejemplo para otros, etc.

El éxito después de la graduación

Nadie puede asegurarte que apenas pongas un pie fuera de la Universidad con tu diploma en mano te lloverán las ofertas de trabajo. Ni siquiera que consigas un empleo en el sector. Pero no te desanimes, siempre hallarás la mejor manera para triunfar, aún en el sitio menos pensado. El esfuerzo que significaron años de pasar noches sin dormir, fines de semana sin salir, gastos excesivos en apuntes, litros y litros de café va a rendir sus frutos, nunca lo olvides

Recuerda que el éxito es para los valientes. Apuesta por ese diploma que tanto te costó conseguir como si fuera el pasaje de ida hacia tu nueva vida. Te has preparado mucho, por lo que ten la seguridad que el futuro es tuyo.

Y por último, no te olvides de ejercitar tu mente a diario, actualiza tus contenidos, haz nuevos cursos y masters, lee siempre noticias del sector, busca información relacionada, no te quedes en el tiempo, porque en la actualidad, eso es sinónimo de fracaso.

Author: graduacionesdf

Share This Post On